fbpx

Programación y robótica (I). Unos conocimientos que siempre vendrán bien a nuestros hijos

A día de hoy, quién no ha oído hablar de programación y de robótica. A menos que no seas de este planeta… Todos hemos oído o leído sobre este tema en algún medio, en las escuelas, algún reportaje… Las tecnologías están experimentando un desarrollo tremendo en los últimos tiempos, y se van haciendo omnipresentes en nuestras vidas.

Los robots

¿Piensas que tu hijo no debe aprender a programar? Bueno, por ahora tal vez puedas obviar el tema y mantente ajeno(a) a él, pero te aseguro que no será por mucho tiempo, ya que estamos rodeados de robots.

Según la Wikipedia, un robot es “una entidad virtual o mecánica artificial. En la práctica, por lo general esto es un sistema electromecánico que, por su apariencia o sus movimientos, ofrece la sensación de tener un propósito propio”. Es decir, un robot no es mas que un aparato eléctrico-mecánico que está programado para que tenga un determinado comportamiento.

Entonces, ¿estamos rodeados de robots? ¡Pues claro! Su uso en la limpieza y el mantenimiento del hogar, por ejemplo, son cada vez más comunes. Un robot te calienta la leche en el desayuno, un robot te lava la ropa, otro te lava la vajilla…

¿Aún sigues pensando que no es necesario que tus hijos aprendan programación y/o robótica? Pues en algunos centro educativos ya están aplicando la robótica y la programación dentro del aula. Es decir, ya es una asignatura mas.

Aprender jugando

Como ya sabéis, entre otros proyectos me dedico a dar clases sobre estos temas a los niños, de una forma divertida. Y con el tiempo, he ido apuntando algunas de las ventajas que enseguida les aporta el ‘cacharreo’ con los robots y los programas.

En primer lugar, al ser un aprendizaje mediante el juego, no hay que estarles insistiendo en las materias. Desarrollan el pensamiento lógico y analítico, y fomentan la habilidad de resolver grandes problemas sin darse cuenta. Por ejemplo, como en el antiguo refrán “divide y vencerás”, las grandes dificultades las abordamos como problemas aislados fáciles de solucionar.

A poco que se capte su atención con el robot, o el juego de programación, los niños se convierten en pequeños ingenieros, adaptando la tecnología y creando sus propios juegos, historias interactivas, robots y proyectos artísticos.

Además, enseguida notas que aumenta su concentración y el afán de investigar por cuenta propia, y se incrementa su competitividad.

Por todas estas razones, te invito a que inicies a tu hijo en este mundo que seguro le va a encantar. En este artículo te hablo sobre qué kit elegir para esos primero pasos, y que he usado en los talleres con niños de primer y segundo ciclo de primera (de 5 a 8 años). 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba